miércoles, 4 de agosto de 2010

Y a propósito de nuestro día


El 9 de febrero es considerado el día mundial del periodismo. Sin embargo, en nuestro país, por decreto gubernamental del gobierno de Álvaro Uribe (Ley 918) fue declarado el día 4 de agosto como el “Día del Periodista y Comunicador”, en conmemoración de la primera publicación de la “Declaración de los Derechos del Hombre”, realizada el 4 de agosto de 1794 por Antonio Nariño, Precursor de la Independencia. Es decir; tenemos dos días al año para celebrar nuestra importante labor.

Cuando inicié mis estudios de comunicación social, sabía que era el inicio de lo que me dedicaría por el resto de mis días, ya que a diferencia de lo que muchos creen, a esta carrera hay que amarla tanto para poder llegar hasta el final y en el final tener ganas de seguir luchando.

No en vano, somos considerados el cuarto poder, de hecho somos la única carrera en el mundo que tiene este apellido, pero es apenas lógico cuando nos damos cuenta que desde que nos levantamos consumimos información: la radio, la televisión, la computadora entre otros son un miembro más de nuestro hogar.

Mario Vargas Llosa recuerda que cierta vez le dijo a su padre que ya no sería marino sino periodista, una de las profesiones más fascinantes después de la literatura. Dice el escritor que no hay oficio en el mundo que haga vivir tanto la vida como una permanente aventura, que exponga a quien lo practica a tantas experiencias sobre la condición humana y sus infinitas manifestaciones y ramificaciones, y que eduque mejor y de manera tan vívida sobre las grandezas y miserias de la historia que se va haciendo en nuestro entorno y la levadura que anima la vida de las naciones y los individuos.

La labor del periodista y del comunicador es de vital importancia, somos los constructores de sociedad, los líderes de opinión, tenemos que dominar cualquier tema y más que eso, tenemos una responsabilidad social, con la gente, con el pueblo, con el lector, el televidente, el oyente.La responsabilidad va más allá de presentar un buen escrito, nuestra verdadera misión es decir siempre la VERDAD.

Tristemente hemos entendido mal nuestra labor, hoy, los medios han perdido ese carácter de independencia que debe caracterizar a cualquier periodista y comunicador. Los grandes grupos económicos y políticos manipulan la información cometiendo una grave falta a la ética y a la verdad, desinformando en muchos casos y faltando a sus principios más básicos. Muchas veces somos los voceros de alguien o de algo, olvidándonos que cuando estamos en función de buscar la verdad no tenemos nacionalidad, ni partido político nuestro verdadero compromiso es con las personas.

Por eso me pregunto: ¿Por qué cuarto poder? El periodismo va contra el poder y no es uno más de ellos. El periodista no debe ser el héroe debe ser el anti héroe, el periodista no debe salir en la pantalla ni en la foto, sino debe tomar la foto, o grabar con la cámara.

Es momento de cambiar el rumbo, no podemos darle continuismo al periodismo mal hecho, es solo mediante la verdad que la sociedad dejará de ser ignorante y tendrá la facultad para orientar su futuro. Un concepto lindo y directo.

Finalmente y afortunadamente hay personas en este medio que nos inspiran para seguir en la lucha, mentes brillantes, genios incomparables que hacen de esta profesión la más bella de todas.

Feliz día comunicadores!!!